sanctuary_district_a_processing_center

Escena de Star Trek, Espacio Profundo 9, una de las series de televisión de la saga. Se muestra la entrada a un centro en un “santuario” para pobres de 2024.

Hace relativamente poco pude ver una película de Disney que, en general, me gusta bastante. Pero como pasa tantas veces, el trailer la destripa y encima parte del potencial de la historia se desaprovecha. Esta película es Tomorrowland. Pese a las pequeñas o grandes inconsistencias de guión (que me resultan molestas en la medida en la que el mundo planteado se contradice a sí mismo y lo noto) la película muestra un mundo distópico y uno utópico confrontados, y de hecho el conflicto real de esta trama es justo ese: la posibilidad de cambiar un futuro distópico por uno utópico.

El mensaje de la película es positivo, y por eso aplaudo a Tomorrowland pese a sus fallos. En el cine palomitero se está volviendo tímidamente la utopía, y específicamente la utopía basada en la ciencia, como objetivo de la humanidad. Películas como Interstellar o The Martian muestran la ciencia no como una fuerza malvada sino como una herramienta que puede mejorar nuestras vidas. Y creo que eso es algo por lo que deberíamos alegrarnos. Que la ficción rescate la utopía tras décadas de “oscuridad” creciente es por una parte algo positivo y por otra el síntoma de que la situación actual ya es terrorífica (y va a peor).

La ficción nos muestra también que las causas de nuestra debacle son sobre todo económicas y políticas, es decir, que como Stephen Hawking declaró, el peligro verdadero es el capitalismo neoliberal. Los desastres ecológicos, el cambio climático, la vuelta de las religiones más fanáticas o la inestabilidad social y política a nivel mundial, son en realidad síntomas del cada vez mayor dominio del sistema neoliberal, una especie de Feudalismo 2.0 en el que la desigualdad ha llegado a un extremo tan alucinante que el propio feudalismo medieval parece un sistema comunista igualitario a su lado. En nuestro mundo actual las distopías sociales como la presentada en “Elysium” resultan hasta tímidan. El corporativismo malvado de historias distópicas como Robocop o Terminator hoy nos parece entrañable por su candidez. ¿Una ciudad propiedad de una empresa? ¡Hoy son países enteros! Las élites económicas actuales manejan a su antojo incluso a las grandes naciones de un modo tal que la sangría ejecutada con Grecia no nos escandaliza demasiado. Hoy apenas podemos hablar de naciones soberanas, quitando quizá a Rusia y China, que poco a poco la prensa nos va calificando como el nuevo “eje del mal”.

En la ficción, mundos como el de Star Trek (sobre todo en La Nueva Generación) nos muestran una posibilidad de mundo utópico plausible, en el que la economía es colaborativa y todos los aspectos de la sociedad son llevados con racionalidad y un más que sano desapasionamiento. Una sociedad futura que ha dejado atrás las religiones y la guerra, y en el que el dinero ya no tiene valor alguno. Incluso: una sociedad sin televisión. Para las legiones de integrados en el neoliberalismo que tienen la suerte de estar en el lado del Elysium social, toda esta utopía suena fatal. Pero para mí es quizá una de las pocas posibilidades reales de que perduremos en el futuro. El camino actual nos lleva a la extinción inevitablemente, o a un mundo que no va a valer la pena vivir.

Incluso las historias distópicas del pasado siempre tenían el valor de advertencia, como la primera parte de Tomorrowland. Nos vamos a la mierda si seguimos así, tenemos que desear activamente la utopía.

Pero hoy en día, mediante remakes y reboots incesantes, todo el valor de advertencia de historias como Robocop se está borrando. Se hacen remakes en los que cualquier atisbo de crítica social se diluye. También se trastoca el valor positivo y proyección de relatos utópicos, por eso me parece particularmente detestable lo que JJ Abrams le ha hecho a Star Trek, convirtiendo a los personajes en imbéciles adolescentes y la sociedad de Star Trek en un capitalismo actual pero con robotitos.

En resumen, nuestra sociedad actual no solo iguala sino que supera en maldad a muchas de las distopías clásicas del cine y la literatura. En su momento, hace veinte años, yo me preguntaba si el futuro sería utópico como Star Trek o una distopía. Y dentro de las distopías me preguntaba cuál sería la nuestra en el futuro: ¿Mad Max? ¿1984? ¿Un Mundo Feliz? ¿La Fuga de Logan? o más modernamente ¿V de Vendetta?

Y lo que ha resultado ser es que no es ninguna de ellas: son TODAS a la vez. El mundo actual es la suma de todas las horribles distopías del pasado. O nos ponemos las pilas y pensamos activamente en la manera de revertir esto como en Tomorrowland, o no habrá futuro que contar.
En realidad las películas como V de Vendetta, Tomorrowland y otras, nos muestran un final de la distopía bastante suave, sencillo. Pero en la realidad, solamente la desobediencia, la rebelión generalizada contra el status quo establecido puede llevarnos a ganarnos un futuro. Por desgracia incluso el sistema distópico actual ha prevenido esta rebelión de mil maneras, sea mediante la omnipresente propaganda o la desmovilización política mediante el activismo de distracción (conspiranoias, veganismo, animalismo…) que en lugar de ver objetivos reales se centra en objetivos ficticios o bien en objetivos muy parciales obviando las causas globales.

Recientemente también he visto otra película que hace tiempo que quería ver. Tras la apariencia de una comedia absurda y facilona esconde quizá la más espantosa de las distopías, ya predicha en la ciencia ficción clásica otras veces, pero que esta peliculita aparentemente inocente retrata mejor que nadie:

IDIOCRACIA.

detroit-present-day
Futuro en “Idiocracia”. Parece que vamos a esto de cabeza.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s